4 de diciembre de 2018

Callosa del Segura - Alicante - España





Santuario de San Roque
Callosa del Segura - Alicante - España



Fachada de la Iglesia de San Martín
Callosa del Segura - Alicante - España








Historia
La primera evidencia de un poblamiento importante en el término de Callosa la tenemos en el yacimiento arqueológico de Laderas del Castillo, perteneciente a la Edad del Bronce y adscrito a la Cultura argárica,3​ considerada la primera civilización metalúrgica de la península Ibérica (ca. 1800-1200 a. C.). Fue excavado a comienzos del siglo XX por el jesuita Julio Furgus y, ya en los años treinta, por Josep Colomines, conservador del Museo Arqueológico de Barcelona. Por su extensión, su situación y las estructuras y materiales hallados en él, se cree que fue un poblado de capital importancia dentro de la civilización argárica.4​ Parte de los objetos encontrados se expone en el museo arqueológico local, aunque la mayoría se hallan en el Museo Arqueológico Provincial de Alicante (MARQ) y en el Museo de Arqueología de Cataluña (sede de Barcelona).
El origen del enclave urbano que es hoy Callosa de Segura está en el periodo medieval islámico. La primera referencia escrita a Qalyusa, la Callosa islámica, la tenemos en la crónica titulada Tarsi al-ajbar del geógrafo andalusí Al-Udri, del siglo XI. Hace referencia al levantamiento de Al-Saij al-Aslami al-Jazai, quien "se sublevó en Qalyusa perteneciente a la Cora de Tudmir" contra el califa Abderramán III en el año 924.5​ Durante los cinco siglos y medio de dominio islámico, Callosa, en la cora de Tudmir (con capital en Orihuela, primero, y en Murcia, después), fue un hisn o ciudadela fortificada, dentro de la cual podrían refugiarse, junto a sus moradores, los habitantes de las alquerías del llano en caso de peligro, contando con una guarnición armada para su defensa. Su población residía a los pies del castillo, en las calles más próximas al lugar que hoy ocupa el santuario de San Roque. Su ubicación respondía a la necesidad estratégica de controlar visualmente el territorio circundante y facilitaba su defensa en caso de ataque.
En 1265, con motivo de una revuelta mudéjar en todo el reino taifa de Murcia (bajo protectorado castellano desde 1243), cuya frontera septentrional estaba en la línea Biar-Jijona-Busot-Villajoyosa, Callosa fue conquistada a los musulmanes por Jaime I de Aragón, suegro del rey castellano Alfonso X, pasando así definitivamente a manos cristianas. La plaza de Callosa fue conquistada el 11 de noviembre de 1265, festividad de San Martín de Tours, a quien fue consagrada la hasta entonces mezquita. Una vez reprimida la rebelión, el territorio murciano fue repoblado de colonos cristianos catalanes, castellanos y aragoneses ​ y devuelto al rey Alfonso X, pasando el reino de Murcia a formar parte de la Corona de Castilla como un territorio más.
En 1296, Jaime II de Aragón conquista el reino de Murcia. No obstante, con la Sentencia Arbitral de Torrellas de 1304 y, un año después, el Tratado de Elche, el rey aragonés renuncia al reino murciano al mismo tiempo que pasan a formar parte del reino de Valencia las comarcas del valle del Vinalopó, del campo de Alicante y de la Vega Baja del Segura. Hay que tener en cuenta que la mayoría de la población de estas tierras era ya de origen catalano-aragonés. La frontera entre ambos reinos apenas si variaría en tiempos posteriores, de tal manera que coincidiría aproximadamente con la actual entre la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana. Así, Callosa, como lugar de Orihuela, pasó a formar parte definitivamente del reino de Valencia, el cual quedó dividido a partir de entonces en dos gobernaciones generales, la de Valencia y la de Orihuela, para su mejor administración política.
En 1488, los Reyes Católicos celebraron Cortes en Orihuela, en las cuales se trató de la futura conquista del reino de Granada. El municipio oriolano contribuyó a esta empresa con un contingente de quinientos hombres, de los cuales alrededor de sesenta eran vecinos de Callosa.
A finales del reinado de Carlos I, el lugar de Callosa fue elevado al rango de universidad, pero sin dejar de depender del consell o concejo de Orihuela. Finalmente, en 1579 obtuvo de Felipe II la independencia plena con el nombre de Callosa de Oriola, siendo su primer justicia (actual alcalde) Luis de Almunia. Felipe IV la elevó a villa real en 1638 y cambió definitivamente su nombre por el de Callosa de Segura, y en 1645 le otorgó entrada y voto en las Cortes valencianas (las de ese año fueron las últimas celebradas en época foral).
A partir de mediados del siglo XVII, una serie de epidemias de peste diezman la población de toda la comarca provocando una crisis demográfica de gran calado. Esto provocó la llegada de numerosos colonos procedentes de Murcia, que no sufrió tales epidemias y cuya población había crecido a lo largo del siglo, comenzando así el proceso de desplazamiento lingüístico del valenciano en favor del castellano en la comarca de la Vega Baja del Segura.​
Fernando VII le otorgó los títulos de “Fidelísima” en 1808, por la lealtad demostrada durante la Guerra de Independencia, y de “Ilustre” en 1825, por las personas de prestigio y renombre que vivían en el lugar. Apenas sufrió los efectos del grave terremoto que sacudió la Vega Baja el 21 de marzo de 1829 y que arrasó localidades como Torrevieja, Almoradí o Guardamar, gracias a estar situado el núcleo de población sobre el estrato rocoso de la sierra. De ese hecho quedó una grieta en el muro Este de la Iglesia Arciprestal de San Martín.
En el Diccionario de Madoz (1845-1850) aparece la siguiente descripción:
 Se compone de unas 696 casas sólidas, de muy buena fábrica y muchas de mármol negro, entre las cuales se ven edificios magníficos como lo son sin disputa el pósito y la iglesia ; todas estas casas se distribuyen en varias calles anchas, espaciosas y bastante alineadas; mereciendo especial mención la plaza de la iglesia] toda circunvalada de 12 columnas de piedra de una pieza con arcos de hierro de una á otra y asientos también de piedra entre las mismas Hay buena casa de ayuntamiento, cárceles, un pequeño hospital , una escuela de niños ; otra de niñas  y una iglesia] parroquial] (San Martín)  situada á un lado de la población]  pero casi en el centro y en lo más hermoso de ella atendida su longitud]. Es un edificio hermosísimo por su orden de arquitectura y muy sólido en lo material de la obra, que es toda de sillería desde sus cimientos hasta la cúspide es claustral con 70 pasos de longitud] y 35 de latitud, toda dorada y estucada con mucho gusto, y dividida en 3 naves casi iguales, sostenidas por 20 magníficas columnas  Hay también un convento de religiosos, que pertenecía á la orden de los Franciscos descalzos del reino de Valencia  Además de la parroquia y convento se encuentran 3 ermitas Caminos: pasa por medio de esta villa] la carretera general de Murcia á Valencia, habiendo también otros caminos carreteros hacia el E. y S. que se dirigen á los pueblos comarcanos: su estado es regular  Producción: en el secano mucha cebada en los años lluviosos, almendra, algarrobas, aceite y vino; y en la huerta trigo, también mucho aceite y vino, frutas, especialmente naranjas, limones y dátiles, que forman una grande cosecha en los buenos años: la del cáñamo es abundante y de la mejor calidad Industria]: la principal de esta villa es la agrícola y construcción de alpargates de cáñamo, en cuya manufactura se emplean una gran parte de sus vecinos, y de la que se surten los pueblos limítrofes Población: 700 vecinos, 2,904 almas
Diccionario de Madoz11​


Ayuntamiento de Callosa de Segura.
A lo largo de los siglos XVIII y XIX, el aceite y el cáñamo, utilizado en la fabricación de alpargatas, cabos y redes, eran el motor de la economía local.
En 1925, Alfonso XIII visitó la villa, para la cual le fue demandado el título de Ciudad, finalmente concedido por Real Decreto publicado en la Gaceta de Madrid, precursora del Boletín Oficial del Estado:
Queriendo dar una prueba de Mi Real aprecio a la Villa de Callosa de Segura, provincia de Alicante, por el gran desarrollo de su agricultura, industria y comercio, su acendrado patriotismo y constante adhesión a la monarquía, vengo en concederle el título de Ciudad y a su ayuntamiento el tratamiento de Excelencia.
Dado en palacio a 7 de noviembre de 1925,
Alfonso XIII
La industria artesanal del cáñamo, que empleaba a la mayor parte de la población local, entró en crisis en los años sesenta del siglo pasado, a raíz de la cual muchos vecinos hubieron de emigrar a Francia y, en menor medida, a Alemania y Suiza. Posteriormente, la industria de hilos, cabos y redes se reconvirtió con el uso de fibras sintéticas, convirtiendo al municipio en primer productor nacional

Texto: Wikipedia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario